Lesiones químicas en los ojos
Quemadura química en la piel

El mecanismo de la quemadura química

La quemadura química se caracteriza por una destrucción parcial o total de las moléculas, células o estructura de la piel o del ojo provocada por un producto químico irritante o corrosivo. La importancia de la modificación de los tejidos marcará el grado de la quemadura.

¿Qué productos pueden provocar una quemadura?

Los corrosivos y los irritantes son las dos categorías de productos de carácter peligroso que pueden provocar una quemadura química por simple contacto con el ojo o la piel.

Algunos de ellos pueden presentar un doble peligro asociando una acción tóxica generalizada y un ataque corrosivo primario (véase ácido fluorhídrico).

El mecanismo

Los corrosivos y los irritantes tienen la capacidad de efectuar intercambios con los constituyentes del ojo o de la piel provocando la quemadura química.

Este intercambio se hace según seis tipos de reacciones químicas agresivas: Ácido, Básico, oxidación, reducción, quelación del calcio o del magnesio, solvatación.

Las etapas de la quemadura química

El mecanismo de la quemadura química se divide en tres fases:

  • el contacto, origen de la quemadura
  • la penetración,
  • la reacción que constituye la quemadura propiamente dicha.

Entre el momento del contacto y la reacción, dependiendo de las características del producto, disponemos de entre unos segundos y unos minutos para intervenir eficazmente.

Los factores que influyen en la gravedad de la quemadura

  • El tipo de producto
  • Su concentración
  • El tiempo de exposición
  • La temperatura del producto químico.

En conclusión, para descontaminar eficazmente todo tipo de proyección química se debe:

  1. quitar el producto en superficie para evitar que penetre más.
  2. detener de forma polivalente, los seis tipos de reacciones químicas agresivas.
  3. ser capaz de detener la penetración del agresor en el interior de los tejidos.