Riesgo químico en la industria farmacéutica

la industria farmacéutica

La fabricación de productos farmacéuticos implica la utilización de numerosas sustancias químicas que pueden a veces ser utilizadas en concentraciones muy altas.

El riesgo de salpicadura vinculado con las manipulaciones de estos productos químicos puede ocurrir durante las 5 grandes etapas de la « vida » de un producto químico en una empresa, desde la recepción inicial de las materias primas al transporte de los productos terminados (investigación y desarrollo, fabricación, control calidad, almacenaje y mantenimiento).

Los productos químicos más comunes se utilizan también en la industria farmacéutica: ácido nítrico, ácido sulfúrico, ácido clorhídrico, ácido fluorhídrico, sosa, amoniaco, solvente, alcoholes, peróxidos...

« El riesgo de salpicadura vinculado con las manipulaciones de estos productos químicos puede ocurrir durante las 5 grandes etapas de la « vida » de un producto químico »

  • I+D: El desarrollo de cualquier sustancia farmacéutica activa empieza en el departamento I+D, en los laboratorios. La variedad de los productos utilizados dependerá de la categoría de sustancia sintetizada, sin embargo las cantidades suelen ser limitadas.
  • Fabricación: Las salpicaduras pueden ocurrir a la hora de manipular productos, especialmente cuando se añaden a otros.
  • Control-calidad: Errores de manipulación o la toma de muestras pueden ser la causa de salpicadura accidental.
  • Almacenaje: El almacenaje incluye las operaciones de entrega, almacenaje y transferencia de materias primas. Las operaciones de transvase son las que más accidentes causan.
  • Mantenimiento: Se planifican a menudo operaciones de mantenimiento con el fin de reducir los riesgos industriales vinculados con las disfunciones o alteraciones de las instalaciones. Por lo tanto, accidentes pueden ocurrir durante las operaciones de reparación, de limpieza, de desagüe o de saneamiento. Como consecuencia, salpicaduras pueden ocurrir, cuando una válvula ha sido mal purgada o cuando una tubería se rompe por la presión por ejemplo.