El riesgo químico en la industria de la energía solar
(producción de células fotovoltaicas)

la industria fotovoltaica

¿Qué es la energía fotovoltaica?

El fotovoltaico es la transformación directa de la radiación solar en energía eléctrica mediante células solares.

La corriente continua generada por la energía solar puede explotarse directamente para el funcionamiento de aparatos eléctricos o almacenarse en baterías. También es posible transformar la electricidad en corriente alternativa mediante un ondulador y de esa forma alimentar la red eléctrica. Una cantidad importante de células fotovoltaicas se juntan y se unen par formar un panel solar con el fin de obtener unidades de potencia más importante.

Mercado mundial

Desde hace varios años, se aceleran las instalaciones de paneles fotovoltaicos gracias a programas nacionales que ofrecen incentivos financieros tales como tarifas de recompras bonificadas de la electricidad producida para la red pública, especialmente en Alemania, Japón, España, Estados-Unidos, Australia, Francia, etc.
instalaciones solares fotovoltaicasrepresentaron, en el mundo, una potencia de 1500 MW, lo que llevó el total de las instalaciones mundiales a 6700 MW. Japón (1750 MW), Alemania (3063 MW) y Estados Unidos (610 MW) representan juntos el 81 % del mercado mundial. Las instalaciones conectadas a las redes (sin almacenamiento de la electricidad) representan la mayoría de las nuevas instalaciones.

Riesgo químico

Durante la producción de células fotovoltaicas, se utilizan productos químicos.

Los más peligrosos se detallan a continuación

  • La operación de dopaje del emisor de la célula consiste en hacer circular un gas neutro en el cloruro de fosforilo (POCl3) que es tóxico y corrosivo.
  • Baños de ácidos fluorhídrico (HF) se utilizan para incrustar el silicio.
  • Con el fin de darle textura a la superficie del silicio, se realizan ataques químicos de la superficie con sosa (NaOH) y ácidos (fluorhídrico: HF, nítrico: HNO3, clorhídrico: HCl).
  • El cloruro de fosforilo (POCl3), también llamado oxicloruro de fosforo, se conserva en frascos de vidrio, lo que conlleva riesgos de derrame y por lo tanto de contaminación de las personas y del medioambiente.

Los mayores riesgos se encuentran en las zonas de :

  • producción (relleno de los tanques, válvulas, mantenimiento),
  • recepción de las mercancías (zonas de descarga),
  • Almacenamiento.