Riesgo de salpicadura química en la industria del automóvil

el riesgo químico en la industria automóvil

La industria automovilística es un ámbito muy amplio, desde la fabricación de las piezas del motor, de la carrocería, de los plásticos al montaje del coche, podemos enfrentarnos a un riesgo químico en cada etapa de la producción de un automóvil.

Fabricación de las piezas

La fabricación de las piezas (motores, plásticos, varios elementos de un coche) requiere la utilización de productos químicos. Les encontraremos en los adhesivos, los productos químicos ácidos, básicos y de limpieza, en los plásticos, en las gomas y en el tratamiento de superficie.

  • Adhesivos: existe una amplia gama de adhesivos para fijar los elementos entre ellos o para garantizar la impermeabilidad de algunas piezas. Además, los adhesivos se utilizan en los talleres de carrocería y de pintura.
  • Especialidades químicas: sirven para distintas aplicaciones, principalmente los productos que permiten quitar la pintura, los detergentes para cabinas de pintura, etc.
  • Piezas y espumas: se ha elaborado una gama de piezas preformadas y espumas que se hinchan con el fin de insonorizar, pegar, evitar o limitar las vibraciones y asegurar la impermeabilidad de los coches.
  • Tratamientos de superficie: esta parte trata del pretratamiento de los metales para las aplicaciones en carrocería y ensamblaje de automóviles, con una gama de limpiadores, de tratamientos preliminares y de revestimientos de conversión. Los pretratamientos químicos para los metales ligeros, las materias plásticas, el vidrio y el acero destinados a la industria del automóvil constituyen una referencia en cuanto a la protección contra la corrosión, a la adherencia y a la seguridad medioambiental.
    (Para más información sobre el tratamiento de superficie, consultar el artículo sobre la "Metalurgia")

Constructores de automóviles

Para que la mecánica pueda funcionar correctamente, los constructores de automóviles ensamblan los distintos elementos de un coche y le añaden diferentes líquidos tales como

  • Líquidos para la inhibición de la corrosión en los sistemas de enfriamiento
  • Líquidos refrigerantes concentrados para motores
  • Fluidos termoportadores y líquidos refrigerantes
  • Colorantes oleosolubles
  • Marcadores colorados para el petróleo
  • Fluidos hidráulicos
  • Aditivos para carburantes – eficaces y ecológicos

Riesgo químico

En las distintas etapas de la industria del automóvil, los productos más usados son los ácidos, las bases y los solventes (la mayoría son solventes orgánicos). Los productos que se utilizan son corrosivos o irritantes y podremos encontrarles bajo cualquier concentración y cualquier cantidad.
Las zonas con riesgos son las zonas de producción, de trasvase, las válvulas y las bombas, incluso los baños abiertos.
Además, en los laboratorios se manipulan una gran variedad de productos químicos. Como consecuencia existe un riesgo de salpicadura química y de derrame.
En el tratamiento de superficie de las piezas metálicas, se puede utilizar ácido fluorhídrico en grandes cantidades, lo que conlleva un alto riesgo.

Talleres de pintura

Los constructores de automóviles pintan también las carrocerías. Existen diferentes colores y gamas de pinturas que utilizan solventes orgánicos e isocianatos.

Los solventes orgánicos utilizados para las distintas tareas de preparación de superficies tales como la limpieza, el desengrase o el decapado pueden penetrar en los tejidos de la piel o de los ojos, provocando riesgos potenciales para la salud.