Riesgo de salpicadura química en el tratamiento de los residuos químicos

tratamiento de los residuos químicos

El residuo resulta de la actividad humana y particularmente de sus actividades económicas.

Los residuos de las empresas industriales, cuya eliminación incumbe legalmente a los productores, se diferencian de los residuos domésticos y asimilados por su origen y su naturaleza. El riesgo químico estará vinculado con sus características fisicoquímicas y toxicológicas: explosivo, inflamable, comburente, irritante, corrosivo o tóxico.

Residuos Industriales Especiales o Residuos Peligrosos de Origen Industrial

Por su concentración más o menos alta en elementos nocivos, presentan ciertos riesgos para el medio ambiente y la salud humana. La peligrosidad se determina por un catálogo de las propiedades de peligro y por un listado de componentes. La manipulación y el tratamiento de estos residuos requieren precauciones particulares así como medios específicos. En cuanto a los residuos químicos, podremos mencionar residuos químicos en soluciones (ácidos y bases orgánicos e inorgánicos, solventes clorados o no) así como los reactivos y residuos especiales (peróxidos, cloratos y oxidantes fuertes).

Tratamientos de los residuos de origen industrial

El tratamiento de los residuos es la operación que permitirá reducir su potencial contaminante así como su volumen. En algunos casos, los residuos sufren un tratamiento anterior, operación que conduce a la modificación de su composición química o de sus características físicas.
Los empleados pueden enfrentarse a riesgos profesionales de todo tipo y más particularmente a riesgos químicos: a la hora de manipular los residuos químicos durante las fases de identificación, de recogida, de acondicionamiento, de almacenaje, de tratamiento así como durante la manipulación de los reactivos de tratamiento.

5 tipos de tratamiento importantes

  • Tratamiento fisicoquímico: destinado a los residuos minerales. Dependerá de la composición química del residuo (presencia de cianuros, cromo, metales pesados, pH…). Estos residuos son soluciones acuosas más o menos concentradas que pueden contener especies químicas variadas: ácidos, bases, oxidantes, reductores, componentes de metales pesados… El tratamiento fisicoquímico de un efluente tóxico es un tratamiento que implica reacciones químicas entre las sustancias contenidas en el efluente y reactivos químicos apropiados. A título de ejemplos; la sosa, el ácido clorhídrico, el ácido sulfúrico, el permanganato de potasio, el sulfito de sodio o la cal se utilizan como reactivos de tratamiento.
  • Incineración: únicamente para los residuos orgánicos. Se suele diferenciar los residuos que contienen menos de un 2% de compuestos halógenos (compuestos que contienen moléculas de cloro, bromo o azufre) de los residuos que contienen más de un 2 % de halógenos.
  • Tratamiento biológico: únicamente para algunas categorías de residuos orgánicos.
  • Almacenaje: estabilizados y almacenados antes de enterramiento.
  • Enterramiento: en caso de que no haya un tratamiento que permite reducir el potencial contaminante.