Ácido Pícrico: Entender el riesgo de productos químicos específicos

El Ácido Pícrico se utiliza como explosivo en los combustibles de cohetes

Uso del Ácido Pícrico y Anécdotas

El Ácido Pícrico es un sólido cristalino amarillo. Se utiliza como explosivo potente y oxidante fuerte en los combustibles de cohetes, cerillas, técnicas de tratamiento del cuero, en los métodos de grabado de metales, las baterías.
Puede servir también de tinte para tejidos o para tintar el vidrio.

Se utilizaba particularmente en las municiones:
En caso de contacto directo, el Ácido Pícrico provoca una coloración amarillenta del cabello y de la piel que era característica de los trabajadores de las empresas de municiones cuando el Ácido Pícrico se utilizaba como explosivo.

Durante la Segunda Guerra Mundial, marineros de la US Navy, que habían echado el ancla en un puerto japonés, desarrollaron hematuria (sangre en la orina). Estos trastornos seguramente se debían al agua que bebían: procedía del mar, en el cual se había vertido una gran cantidad de municiones que contenían Ácido Pícrico.

En los laboratorios, se utiliza como reactivo para el análisis de la creatinina sérica del ser humano y para los experimentos en animales. Es también un reactivo químico ampliamente utilizado para la síntesis de ácido picrámico y de cloropicrina.

Durante los años 1920-1930, el acido pícrico se utilizaba puro o mezclado con aminobenzoato de butilo como apósito antiséptico para las lesiones causadas por quemaduras. Alrededor del 4% de los pacientes tratados con ácido pícrico ha desarrollado reacciones cutáneas locales de tipo alérgico. Al menos un caso de disfunción grave del sistema nervioso central tras la aplicación local de ácido pícrico ha sido detectado. El ácido pícrico no es directamente alergizante. En contacto con los tejidos, se transforma en otro producto químico sensibilizante.

  • El acido pícrico es conocido por ser absorbido rápidamente a través de la piel y de las mucosas.
  • El ácido pícrico es un inhibidor eficaz del transporte del electrón que interviene en la fotosíntesis de las plantas. Ciertas bacterias pueden utilizarlo como fuente de nitrato.
  • El ácido pícrico ha sido utilizado para la identificación post-mortem del infarto precoz del miocardio durante las autopsias.

Intentemos entender el riesgo que presenta.

Un poco de química

El ácido pícrico es un derivado fenólico: el 2,4,6-trinitrofenol. Es un sólido amarillo sin olor. Se utiliza a menudo en solución.

El ácido pícrico se conoce también bajo las siguientes denominaciones:

  • 2,4,6-trinitrofenol
  • Trinitrato de fenol
  • Ácido Carbazótico
  • Ácido Pictronítrico
  • Ácido Carbonítrico
  • 2-Hidroxi-1,3,5-trinitrobenceno
  • Lidita
  • Melinita
  • Ácido Nitrofenésico
  • Ácido Nitroxantico
  • Polvo de Shimose
  • Trinitrofenol
  • TNP

Fórmula Química del Ácido  Pícrico
CAS 88-89-1; Fórmula Química C6H2(NO2)3OH

El ácido pícrico reacciona fuertemente con los metales tales como el cobre, el plomo, el zinc; es corrosivo para los metales. En cambio, no ataca el estaño o el aluminio. Es también incompatible con las sales metálicas, el yeso, el hormigón y el amoníaco.

Cuando cristaliza a partir de una solución, es altamente explosivo.
En Estados Unidos, la OSHA clasifica el ácido pícrico como Explosivo de Clase A. Este producto químico explota espontáneamente a temperaturas superiores a 300°C. Puede también descomponerse por explosión en caso de choque, de roce o de sacudida violenta.

Es un sólido combustible e inflamable.

Se recurre a menudo a las unidades de desminado para gestionar botellas de ácido pícrico muy antiguas que se descubren en laboratorios de química.
Si los tapones de las botellas son de metal, una explosión puede producirse al intentar abrir la botella.
En lo que se refiere a las botellas con tapones de plástico, es habitual que cristales se hayan formado en la botella. Estos cristales también pueden explotar al abrir la botella.
Inmergir los tapones de plástico en el agua puede limitar este riesgo de explosión. La División de Salud y Seguridad Química (C-CHAS) de la Sociedad Americana de Química (ACS) ha registrado varios casos de accidentes de este tipo estos últimos años.

acide picrique dans les combustibles pour allumettes

Toxicidad, absorción y potencial irritante/corrosivo para los ojos o la piel

El ácido pícrico es irritante para los ojos, la piel y las mucosas. Es fácilmente absorbido a través de la piel. Los metabolitos del ácido pícrico en la piel son sensibilizantes. Por esta razón el ácido pícrico se clasifica como sensibilizante y el contacto cutáneo con este producto puede provocar dermatitis alérgicas de contacto.

Las dermatitis provocadas por el ácido pícrico aparecen generalmente en la cara, particularmente alrededor de la boca y de la nariz. Empiezan por un eritema, seguido por la formación de pápulas y vesículas, hasta la descamación.

El ácido pícrico puede tener efectos tóxicos cuando se absorbe de manera sistémica, independientemente de la vía de exposición. Esta toxicidad puede manifestarse mediante cansancio, sabor amargo en la boca, mialgia, anuria o poliuria, trastornos gastrointestinales, lesiones hepáticas y renales. Es lo que les ocurrió a los marineros de la US Navy durante la Segunda Guerra Mundial.

En caso de intoxicación por el Ácido Pícrico, los tejidos se vuelven amarillos (como les ocurrió a los trabajadores de las plantas de municiones). Ya que el Ácido Pícrico se disuelve en el humor acuoso del ojo, la visión puede aparecer amarilla.

La exposición a polvo o humos puede provocar una irritación ocular que puede ser empeorada por la sensibilización. Una salpicadura directa de ácido pícrico en el ojo puede provocar una lesión de la córnea.

Una persona que ha sido expuesta en su lugar de trabajo a Ácido Pícrico por inhalación ha desarrollado los siguientes síntomas: coma temporal, debilidad, mialgia y lesiones renales.

La ingesta de 2 a 5 gramos de ácido pícrico provoca un sabor amargo en la boca, vértigos y dolores de cabeza, náuseas, vómitos y diarrea, una decoloración amarillenta de la piel, la lisis de eritrocitos y lesiones hepáticas que incluyen nefritis hemorrágica.

La Agencia Europea de los productos Químicos (ECHA) recomienda la siguiente clasificación para el ácido pícrico

H201 Explosivo, peligro de explosión en masa
H301 Tóxico en caso de ingestión
H311 Tóxico en contacto con la piel
H331 Tóxico en caso de inhalación

Efectos crónicos/Cancerogenicidad

El Ácido Pícrico es mutágeno en caso de activación metabólica: el test de Ames salmonella es positivo para el Ácido Pícrico. El Ácido Pícrico ha sido también clasificado como no mutágeno, según el test de Ames.

Resultados contradictorios han sido obtenidos en varias pruebas de genotoxicidad del Ácido Pícrico.

No existen datos disponibles sobre la toxicidad a largo plazo, la cancerogenicidad o la toxicidad sobre la reproducción según una revista del comité del Consejo de Salud de los Países Bajos en el año 2002.

Reglamentación/Advertencias

  • US OSHA: valor límite de exposición profesional (VLEP) de 0.1 mg/m3.
  • Instituto Nacional de la Salud y la Seguridad Laboral estadounidense (NIOSH): límite de peligrosidad inmediata para la vida o la salud no ha sido determinado.
    Riesgo Inmediato para la Vida o la Salud (IDLH) de 75mg/m3. El NIOSH recomienda un valor límite de exposición a corto plazo de 0.3mg/m3 y un limite de exposición recomendada de 0.1mg/m3 – El Congreso Americano de Higienistas Industriales Gubernamentales (ACGIH) recomienda un valor umbral límite de 0.1 mg/m3.
  • Países Bajos: el límite administrativo de exposición profesional es de 0.1 mg/m3 durante 8 horas.

Referencias consultadas

  • Al-Rufaie HK, Florio RA, Olsen EG.  Comparison of the haematoxylin basic fuschin picric acid method and the fluorescence of haematoxylin and eosin stained sections for the identification of early myocardial infarction.  J Clin Pathol 1983; 36(6):646-649.
  • Behrend C, Heesche-Wagner K.  Formation of hydride-Meisenheimer complexes of picric acid (2,4,6-trinitrophenol) and 2,4-dinitrophenol during mineralization of picric acid by Nocardioides strain CB 22-2.  Appl Environ Microbiol 1999; 65(4):1372-1377.
  • Cameron M.  Picric acid hazards.  oag.ca.gov/sites/all/files/agweb/pdfs/cd/safety/picric.pdf, accessed August 12, 2014.
  • Cocker J, Mason HJ, Warren ND, Cotton RJ.  Creatinine adjustment of biological results.  Occup Med (Lond) 2011; 61(5):349-353.
  • ECHA:  Picric acid.  http://echa.europa.eu/information-on-chemicals/cl-inventory/-/cl-inventory/view-notification-summary/, accessed August 11, 2014.
  • Harris AH, Binkley OF, Chenowith BM.  Hematuria due to picric acid at a naval anchorage in Japan.  Am J Public Health Nations Health 1946; 36:727-733.
  • Hathaway GH, Proctor NH (eds).  Picric acid, in: Proctor and Hughes' Chemical Hazards of the Workplace, 5th ed.  Wiley Interscience, Hoboken, NJ, 2004, pp. 588-598.
  • Health Council of The Netherlands.  Picric acid; Health-based Reassessment of Occupational Exposure Limits.  Committee on Updating Occupational Exposure Limits; a committee of the Health Council of The Netherlands.  No. 2000/052, The Hague, 31 October 2002.
  • HSDB.  Picric acid, in:  Hazardous Substances Data Bank, National Library of Medicine, Bethesda, MD, USA.  http://www.nlm.nih.gov (Toxnet), accessed August 11, 2014.
  • INRS:  No Data Found. INRS Toxicological Sheets, accessed August 11, 2014.
  • Landsteiner K, Di Somma AA.  Studies on the sensitization of animals with simple chemical compounds:  VII.  Sensitization to picric acid; subsidiary agents and mode of sensitization.  J Exp Med 1940; 72(4):361-366.
  • Lenke H, Knackmuss HJ.  Initial hydrogenation during catabolism of picric acid by Rhodococcus erythropolis HL 24-2.  Appl Environ Microbiol 1992; 58(9):2933-2937.
  • Maguire HC, Chase MW.  Studies on the sensitization of animals with simple chemical compounds.  13.  Sensitization of guinea pigs with picric acid.  J Exp Med 1972; 135(2):357-375.
  • NIOSH:  Picric acid, in:  NIOSH Pocket Guide to Chemical Hazards, Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, National Institute for Occupational Health and Safety, DHHS (NIOSH) Publication No. 2005-149, Cincinnati, OH, USA, 2007, p. 259.
  • Oettmeier W, Masson K.  Picrate as an inhibitor of photosystem II in photosynthetic electron transport.  Eur J Biochem 1982; 122(1):162-167.
  • Yuen PS, Dunn SR, Miyaji T, Yasuda H, Sharma K, Star RA.  A simplified method for HPLC determination of creatinine in mouse serum.  Am J Physiol Renal Physiol 2004; 286(6):F1116-1119.