Nuestra meta como científicos es que nuestros clientes se beneficien de la tecnología útil y reducir un accidente a un incidente

Nuestra meta como científicos es que nuestros clientes se beneficien de la tecnología útil y reducir un accidente a un incidente

baseline-home / Portal del riesgo químico / Productos Químicos / Cómo reaccionar ante una contaminación accidental por floculante.

Cómo reaccionar ante una contaminación accidental por floculante.

¿Qué es la coagulación y la floculación?

Son dos etapas de tratamiento del agua que se emplean al mismo tiempo y que tienen como objetivo separar las partículas sólidas en suspensión en el agua turbia. Aunque tengan un papel complementario, no deben confundirse las operaciones de coagulación y floculación ya que en ellas no actúan los mismos productos químicos ni los mismos mecanismos.
La coagulación se realiza con sales minerales metálicas, denominadas agentes coagulantes, de hierro o aluminio como el cloruro férrico FeCl3. Algunas partículas sólidas en suspensión tienen carga eléctrica (+ o -) y se repelerán entre ellas, así que no se aglomerarán.. Los agentes coagulantes equilibran esas cargas y facilitan la unión de las partículas sólidas.
La floculación es un fenómeno físico-químico durante el cual los materiales sólidos en suspensión en un líquido se aglomeran para formar copos (también llamados flóculos). Estos copos se depositarán en el fondo con rapidez o flotarán en la superficie del líquido lo que permite separarlos con facilidad del resto del líquido. La floculación es un fenómeno natural que puede acelerarse utilizando productos químicos denominados floculantes o agentes floculantes.

Los floculantes:

Existen diferentes tipos de floculantes. Pueden ser aniónicos (con carga negativa) catiónicos (con carga positiva) o no iónicos (sin carga). Los floculantes más habituales tienen como base un polímero, la poliacrilamida. Se comercializan en forma sólida, líquida o emulsión. Los principales productores de floculantes en Europa son Kemira, SNF Floerger, BASF, Solenis, Solvay…
En la industria, el tratamiento del agua es el sector que utiliza con más frecuencia floculantes. Se emplean para tratar los lodos y también para clarificar el agua potable. La industria papelera es una gran consumidora de agua y produce lodos. El empleo de floculantes también es muy frecuente.
Entre los particulares, los floculantes se emplean para aclarar el agua de las piscinas cuando se enturbia. El empleo de floculantes permite agregar partículas sólidas y después su filtración.

Inconvenientes de emplear floculantes

A pesar de su elevada eficacia, los floculantes tienen un gran inconveniente: en caso de vertido, o si se adhieren al calzado, el menor contacto con el agua puede resultar catastrófico. Al contacto con el agua, el floculante se disolverá y formará un gel viscoso, similar a la gomina para el cabello. Este gel transformará el suelo en una auténtica pista de patinaje y el riesgo de caída será muy elevado.
Por su función, los floculantes son productos que deben agregarse en una proporción muy baja (menos de un 0,1 %) a una gran cantidad de agua. Son muy eficaces incluso si están muy diluidos. Incluso tras su eliminación al limpiar, unos mínimos restos de floculante harán que el suelo siga siendo resbaladizo sial entrar en contacto con agua (por ejemplo cuando se friegue o si llueve).

→Así que es muy importante eliminar la totalidad de los residuos de floculante para evitar accidentes.

¿Cómo limpiar un suelo contaminado con floculante?

En caso de vertido, no deberá limpiarse con agua abundante. La operación de limpieza sería más complicada.

El absorbente Polycaptor® es un polvo sintético especialmente creado por su carácter secante y su capacidad de limpiar vertidos de líquidos viscosos como los floculantes. Este absorbente está formado por granos ultraporosos que aspirarán por capilaridad el líquido hasta el interior del grano. El líquido podrá recogerse en su totalidad y no dejar restos. Incluso en caso de agregar agua a posteriori, cuando los residuos de floculantes se hayan retirado, el riesgo de deslizamiento será limitado.

Existen otras posibilidades para actuar contra un vertido de floculante, pero tienen inconvenientes importantes, así que no son aconsejables:

Absorbentes minerales: De manera tradicional, si se produce un vertido industrial, se utilizan absorbentes minerales como la tierra de diatomeas, la arena o la sepiolita para absorber el líquido. Se trata de polvos formados por roca machacada ligeramente porosa. Su eficacia con floculantes es limitada:

  • Aunque permiten absorber con bastante facilidad la mayor parte del líquido, dejan una capa residual sobre el suelo. En el caso de los floculantes, estos residuos son muy peligrosos porque un poco de agua genera un gran riesgo de caída.
  • Estos compuestos contienen a menudo una proporción importante de sílice cristalina cancerígena que puede inhalarse durante su empleo.

La lejía o hipoclorito sódico puede emplearse para degradar los floculantes a base de poliacrilamida. Ya que la lejía es un oxidante fuerte, cortará determinadas cadenas del polímero y le hará perder consistencia, y por tanto, su potencial de viscosidad. Esta operación es, no obstante, bastante peligrosa ya que la lejía puede reaccionar con otras funciones del polímero y formar cloraminas volátiles peligrosas: las cloraminas son irritantes por inhalación y alérgenas y también pueden provocar desórdenes respiratorios a largo plazo. La lejía es un producto químico corrosivo muy reactivo y solo debe ser manipulado por personas con formación y con equipos de protección adecuados.

Para actuar contra vertidos de floculantes, recomendamos evitar al máximo el empleo de agua, absorbentes minerales o lejía y absorber el líquido con el secante POLYCAPTOR®

 

Comparte